Esculturas

Lalín es tierra de artistas y de amantes del arte, y se nota en sus calles. Una buena forma de recorrer la villa es descubriendo sus esculturas. Algunas se han convertido en símbolos del ayuntamiento, como la dedicada al aviador Loriga o la estatua del cerdo.

 

Unas monumentales, otras discretas, unas figurativas, otras abstractas. Todas tienen una historia detrás, anímate a descubrirla!

Monumento a Ramón María Aller Ulloa
Autor
Francisco Asorey
Año
1960
Materiales
Bronce, hierro y granito blanco, negro y rojo
Dirección
Jardines de la plaza de la iglesia, Lalín
Coordenadas
42.6611944, -008.1111944

En un lateral de la iglesia de su villa natal, en el centro de un estanque circular doble, sobre un sobrio pedestal en el que sólo aparece algún símbolo astronómico, se erige la figura del astrónomo Ramón María Aller Ulloa. La perfecta cantería de este magistral pedestal destaca con destreza las cavidades de la esfera armilar, que con sus curvas de hierro provoca sugestivos efectos de sombras.

La figura, de cañón simétrico, proporcionada y sencilla, cruza las manos de forma tranquila sobre el astrolabio y las tablas, atributos de la Astronomía.

Don Ramón aparece caracterizado con sus hábitos sacerdotales mostrando sobre su corazón la cruz de Santiago en distintos matices. Simbolizando la alegría y modestia del astrónomo, Asorey esculpió un rostro sereno, de sonrisa bondadosa.

En la obra destacan algunos símbolos de la disciplina que cultivó junto con el primer apellido del sabio y los rotundos vocablos de "Ciencia" y "Virtud"; lemas que resumen su vida. Esta escultura que media, como su protagonista, entre el cielo y la tierra, recoge perfectamente el talante modesto de Ramón Aller y subraya la paz y serenidad de su persona.

Estatua y pedestal armonizan adecuadamente en simplicidad y esquematismo, y aparecen definidos por una simplicidad que no le resta importancia al conjunto. La bella policromía conseguida mediante la alternancia de granito de colores acrecienta el interés de tan exquisita obra.

(Texto: Alicia Fernández Dapena)

Imagen Monumento a Ramón María Aller Ulloa