Monumento a Loriga
Autor
Francisco Asorey
Año
1933
Materiales
Bronce y granito
Dirección
Parque de Joaquín Loriga
Coordenadas
42.6621111, -008.1129722

El monumental conjunto se sitúa sobre el emplazamiento de la antigua torre medieval, testimonio del nacimiento de la villa de Lalín, convertido hoy en una de sus plazas más céntricas.

El autor, aplicando las novedades que surgieron con el poscubismo europeo, echa mano de un método definido por el esquematismo y la simplificación, y de este modo, geometriza los volúmenes, perfilándolos, casi como puras estructuras arquitectónicas pero sin dejar de lado la fuerza vital del expresionismo.

El monumento se concibe con admirable claridad, disponiendo un primer cuerpo de grandes y regulares bloques graníticos, con una discreta corona de metal, entre dos palabras en bronce como única decoración.

En las alas del "aparato", con gran fuerza expresionista aparecen las figuras alegóricas de España y Filipinas en actitud de vuelo. Ambas estrechan sus manos bajo el nombre y la figura del aviador, en símbolo de la alianza conseguida en 1926 con el prodigioso "raid" Madrid – Manila, realizado por Loriga en la compañía de Gallarza y Estévez.

Delante de la cola del avión, ubicada verticalmente en la tierra, está la estatua del aviador con su casco, e insistiendo de nuevo en las ideas de austeridad y mesura, el escultor cambia el uniforme militar por el de mecánico, y acomoda las manos sobre a hélice, al tiempo que sostiene un pergamino.

El rostro y la mano izquierda son de bronce. La limpieza de líneas es palpable en la acertada silueta del avión aterrizado, sugiriendo la forma de una cruz. La idea de la cruz se ve a la vez reforzada en la colocación de la sencilla imagen del piloto con respeto de las dos figuras voladoras.

El monumento muestra un esquema marcadamente simétrico que lo carga de hieratismo.

(Texto: Alicia Fernández Dapena)

Imagen Monumento a Loriga