Altar del sol y mámoas de Alperiz

Según el catálogo arqueológico del ayuntamiento de Lalín del año 1999, estas “mámoas” formaban parte de un conjunto de siete, conocido como “Mámoas de la Cruz”, de las que en la actualidad sólo se conservan tres.


Existen dos “mámoas” más, situadas en la conocida cómo “Zarra do Canal”, que también se conservan.


Todas ellas pertenecen al Neolítico y fueron saqueadas, al igual que la mayoría de las existentes en Galicia, tras la licencia concedida por Felipe III a Vazquez de Orxas en 1609. El objetivo era recuperar los posibles tesoros existentes en su interior para la Hacienda Real, aunque muchas de ellas fueron saqueadas por los campesinos movidos por la fiebre del oro.


En la “Mámoa da Cruz”, se pode apreciar perfectamente el túmulo de tierra y vislumbrar los 5 pilares que sobresalen de la cámara y la piedra de cubrición movida. En esta hay un hueco en el que se cree que, en algún momento, pudo haber clavada una cruz, de ahí su nombre. Fue reconocida por el departamento de Cultura de la Xunta de Galicia en 2011.


El reciento cerrado formado por 7 pilares y presidido por una gran piedra con dos rebajes en forma de círculo orientado hacia el oriente, es el que los vecinos conocen con el nombre de Altar del Sol.

 Fue declarado BIC cómo monumento histórico artístico en 1974.

 
La “Mámoa do Cruce”, llamada así por estar justo en el cruce de entrada a Alperiz, se sitúa en la orilla de la carretera. No se puede apreciar con claridad el número de pilares que aún se conservan. Uno de ellos sobresale 1.5 metros de alto y en él se puede ver un grabado con motivos serpentiformes, orientado hacia el este.

Imagen Altar del sol y mámoas de Alperiz