Arquitectura Civil

Pasado y futuro convergen en Lalín. Puentes medievales de piedra como “Ponte Taboada” o “Ponte dos Cabalos” conviven con la acristalada arquitectura de vanguardia del Castro Tecnológico. En la vanguardia científica estuvo también el que fue el primer observatorio astronómico de Galicia, construido por Don Ramón Mª Aller en 1924, y en el que, a día de hoy, después de su acondicionamiento, se llevan a cabo visitas y actividades de observación del firmamento. Como ejemplo de arquitectura industrial, pervive el edificio de la fábrica de papel de Rodís, fundada alrededor del año 1850, hoy vivienda familiar.


Los pazos, las construcciones más características de la nobleza fidalga de Galicia,   cuentan en el municipio con más de treinta ejemplares. Algunos, privados de sus moradores, resisten a duras penas el paso del tiempo, manteniendo su dignidad, mirando con esperanza al Pazo de Liñares que renacido como una ave fénix, se muestra a los visitantes en todo su esplendor. Otros conservan su función de vivienda, o se convirtieron en establecimientos rurales que acogen a sus privilegiados huéspedes.


Si se quiere disfrutar de la arquitectura popular, basta con dar un paseo por el rural para admirar construcciones funcionales como molinos de agua, hórreos, lavaderos, o los balados de piedra que son el alma de nuestra paisaje.

Antigua fábrica de papel Rodís

Este edificio situado en la parroquia de Rodís es una gran nave industrial construida en sillado de piedra, con techo a dos aguas, y con medio centenar de ventanas . El conjunto está rodeado por otros edificios más pequeños. Se encuentra sobre una de las riberas del río Barbán, afluente del Arnego.

Se cree que en su construcción pudo participar Juan Cendón Carballal, quien ya estuviera presente en la edificación de dos fábricas, Lavandeira y Bouteiro, en la zona de O Carballiño. Utilizando la información de la obra, “Historia del papel en España” de Gonzalo Gayoso Carreira, se puede deducir que la fábrica comenzó su producción de papel sobre el 1850, pero la falta de documentación de la época hace que la historia de este edificio sea prácticamente desconocida.

Probablemente todo el laborioso proceso de producción del papel fuese realizado por mujeres, desde la preparación de los trapos, materia prima fundamental por aquel entonces para la fabricación del papel, hasta el secado de las hojas. El período de actividad fue más bien corto, de unos 50 años, ya que en 1880 se inició en España la elaboración de papel a partir de pasta de madera y esto supuso el final de la mayoría de las fábricas tradicionales existentes.

Hoy en día, una de las antiguas salas de secado está rehabilitada como vivienda, en la que habitan los actuales propietarios.

En sus inmediaciones se puede observar un ejemplar bicentenario de árbol del incienso (Juniperus thurifera) que se considera único en Galicia.

Coordenadas
42.7512222, -008.0881667
Imagen Antigua fábrica de papel Rodís